English | Español

Adapting Studies for Your Needs

The ideal way to use LRSS materials is to incorporate the four elements (daily personal study, conversational prayer, small group sharing, and a wrap-up lecture) in the number of sessions designated for each study.  Another ideal is that the weekly sessions cover the material in an hour and a half. 

However, there are times when the ideal can be the enemy of the good. So, here are some ways to do what might not be ideal, but can be very good

Looking for shorter studies?
LRSS offers a number of studies that are seven sessions or less

Shorten longer offerings
Be creative and look for natural breaks in the longer offerings.  Divide these studies to make shorter offerings, opening the group each time to new participants. Here are some examples: 

The Gospel According to John and the Johannine Letters (15 sessions) can become two, or even three, shorter studies.  Here are some natural breaks in the material:
  • John 1 - 12, known as the "book of signs"
    Plan for Introduction + Lessons 1-7 (8 sessions)
  • John 13 - 21, known as the "book of glory"
    Plan to use Lessons 8-11 (4 sessions)
  • 1, 2 & 3 John, the letters
    Plan to use Lessons 12-14 (3 sessions)

The Gospel According to Luke (12 sessions) also has some nice breaks which could create two studies with a break in between.
  • Luke 1:1 - 9:50, early life and ministry of Jesus
    Plan for Introduction + Lessons 1-5 (6 sessions)
  • Luke 9:51 - 24:53, travel narrative, passion & resurrection
    Plan to use Lessons 6-11 (6 sessions)

Letters from Prison (10 sessions) plus bonus section on 1 & 2 Thessalonians can be divided easily into shorter pieces with breaks in between. 
  • The Letter to the Philippians
    Plan for Introduction  + Lessons 1-3 (4 sessions)
  • The Letter to the Colossians
    Plan to use Lessons 4-6 (3 sessions)
  • The Letter to the Ephesians
    Plan to use Lessons 7-9 (3 sessions)
  • The First & Second Letter to the Thessalonians
    Use bonus section (3 Sessions) 

Galatians and Romans (13 sessions) could be simply divided between the two Pauline letters.
  • The Letter to the Galatians
    Plan for Introduction + Lessons 1-3 (4 sessions)
  • The Letter to the Romans
    Plan to use Lessons 4-12 (9 sessions) 

Voices in the Desert: Amos, Hosea and Micah (10 sessions) can easily become three short studies, each focused on one of the prophets.
  • Book of Amos 
    Plan for Introduction + Lessons 1-3 (4 sessions)
  • Book of Hosea
    Plan to use Lessons 4-7 (4 sessions)
  • Book of Micah
    Plan to use Lessons 8-9 (2 sessions)

Women in the Old Testament (10 sessions) can be divided according to the way the women are grouped in the study set.
  • Women of Israel's Beginnings and Women of Israel's Passover
    Plan for Introduction + Lessons 1-3 (4 sessions)
  • Women of Israel's Early Tribes and Monarchy
    Plan to use Lessons 4-6 (3 sessions)
  • Women who teach us about God and ourselves
    Plan to use Lessons 7-9 (3 sessions)

Are you having difficulty getting through a lesson each week?
Are you finding that your group can't seem to get through an entire lesson each week? There are a variety of reasons that people who come to Bible study, intending to enter into it fully, cannot complete the reading or have not responded to the daily questions.   

Talk plainly and openly about why group members are unable to complete the assigned reading – don't ignore the "elephant in the room." Encourage participants to make it a priority on a daily basis so that it is more manageable than waiting to do the work all in one or two sittings. Talk about the benefits some have found when they make this a habit. 

If lack of preparation continues to be a challenge in your group, consider some of the following ideas: 

  • In advance, identify the questions that are most important for the following lesson. This may be done by an individual facilitator, or by a group of facilitators in a parish. So, for example, at the end of the small group gathering for Lesson One, the facilitator would have already worked ahead for Lesson Two and would identify for the group the 4-5 questions that are most significant for the next session. 
  • Each week, group members could volunteer to be responsible for one of the six days of questions in the study guide for the following lesson. Ask each member to read the entire Scripture assignment, and then one or two would be responsible to respond to questions for Day 1, one or two others for Day 2, and so on.  It's not ideal, but at least everyone comes prepared by being familiar with the Scripture and having answered three questions. Groups who have tried this find that it eventually leads to more members preparing more and more of the lesson in advance.


Need to fit a Bible study into a shorter weekly time period?
Any study could be adapted to fit into an hour per week instead of the ideal 1 1/2 hours. This might be especially helpful if groups are trying to fit their meetings into a Sunday school format which often allows for one hour or less between Masses at a parish. Here's how it could work. 
  • Divide each lesson into two sessions.  So, Lesson One of a given study would be covered as follows:
    • Lesson One, Session One would cover Days 1, 2, 3, and 4 in the Study Guide.
    • Lesson One, Session Two would cover Days 5 and 6 in the Study Guide, and allow time for the wrap-up lecture.
  • Divide each lesson into three sessions.  So Lesson One of a given study would be covered as follows:
    • Lesson One, Session One would cover Days 1, 2, and 3 in the Study Guide.
    • Lesson One, Session Two would cover Days 4, 5, and 6 in the Study Guide.
    • Lesson One, Session Three would present the wrap-up lecture for that lesson.

Here are the benefits:
  • each week allows for plenty of time to discuss a limited number of questions.
  • less preparation is required for the participants each week.
  • one book of the Bible, or one theme, would be the focus of an entire "semester".

The above options will only work if the plan is made in advance. If participants sign up for an 8-week study and mid-way through it is stretched out for more than the assigned weeks, it will have a definite negative effect. 

Adaptando los Estudios a sus Necesidades

El modo ideal de usar los materiales del Estudio Bíblico de Little Rock consiste en incorporar en el mismo los cuatro elementos (estudio personal diario, oración conversacional, compartir en el grupo pequeño y la conferencia final) en el número de sesiones asignadas a cada estudio. Otro elemento de este ideal es que en las sesiones semanales cubran toda la material en una hora y media.

Sin embargo, hay ocasiones en que el ideal se puede transformar en enemigo de lo bueno. Así, pues, sugerimos aquí algunas formas de hacer lo que quizás no sea ideal, pero que puede ser muy bueno.

¿ Busca estudios más cortos?
El Estudio Bíblico de Little Rock ofrece varios estudios que consisten de siete, o menos, sesiones:

¿Piensa en cómo dividir los cursos largos en estudios más cortos?
Use su creatividad. Aprovéchese de los cursos naturales de los estudios más largos. Divida estos estudios para hacer unos más cortos, como le ofrecemos, abriendo al mismo tiempo el estudio a nuevos participantes.  Le ofrecemos algunos ejemplos:

El Evangelio y las Cartas según San Juan  (16 sesiones) se puede transformar en dos, incluso tres, estudios más cortos. Aquí le indicamos unas divisiones naturales en este material:
  • Juan 1-12, conocido como “el libro de los milagros”
    Planee usar la Introducción + lecciones 1-7 (8 sesiones)
  • Juan 13-21 conocido como el “libro de la gloria”
    Planee usar las lecciones  8-12 (5 sesiones)
  • Juan 1,2 y 3  las Cartas
    Planee usar las lecciones 13-15 (3 sesiones)

El Evangelio según San Lucas (12 sesiones) también se puede dividir fácilmente para crear dos estudios con un descanso entre los dos.
  • Lucas 1-9, los comienzos y ministerio de Jesús
    Planee usar la Introducción + lecciones 13-15 (6 sesiones)
  • Lucas 10-24, viajes, pasión, y resurrección
    Planee usar  las lecciones 6-11 (6 sesiones)

Cartas Paulinas de la Cautividad (10 sesiones) pueden fácilmente dividirse en sesiones más cortas.
  • Cartas a los Filipenses
    Planee usar la Introducción + lecciones 1-4 (5 sesiones)
  • Carta a los Colosenses
    Planee usar las lecciones 5-6 (2 sesiones)
  • Carta a los Colosenses
    Planee usar las lecciones 5-6 (2 sesiones)
  • Carta a los Efesios
    Planee usar las lecciones 7-9 ( 3 sesiones)

¿Le parece que su grupo no puede terminar
la lección completa cada semana?
Hay una variedad de razones que explican porqué las personas que vienen al Estudio Bíblico con intención de sumergirse completamente en el, no pueden completar la lectura o responder a las preguntas diarias de la lección.

Hable clara y francamente sobre porqué los miembros del grupo no son capaces de completar las lecturas asignadas—este es “el problema más serio”. Anime a los participantes a que den gran importancia a la lectura diaria para que les resulte mas fácil que esperar a hacer todo el trabajo en una o dos sesiones.  Hable de lo beneficioso que muchos miembros del Estudio lo han encontrado cuando han conseguido hacer de esto un hábito.

Si la falta de preparación continúa siendo una dificultad en su grupo, considere alguna de las sugerencias siguientes:

  • Identifique por adelantado las  preguntas más importantes de la lección siguiente. Esto lo puede hacer un facilitador o un grupo de facilitadores de la parroquia. Por ejemplo, al final de compartir en el grupo pequeño en la Lección Primera, el facilitador tendría ya preparada la Lección Dos e identificaría para el grupo las cuatro o cinco preguntas mas importantes para la próxima sesión.
  • Cada semana, los miembros del grupo podrían ofrecerse voluntariamente a ser responsables de las respuestas de uno de los seis días de preguntas en la Guía de Estudio para la lección siguiente. Pida a cada miembro que lea toda la Escritura asignada, y entonces uno o dos  serían responsables de contestar a las preguntas del Día 1, otros uno o dos para el Día 2, y así sucesivamente. Esta no es la solución ideal, pero por lo menos todos vienen preparados habiéndose familiarizado con la Escritura y habiendo respondido tres preguntas. Los grupos que han tenido esta experiencia descubren que al final esto los  lleva a que eventualmente más miembros preparen más y más las lecciones por adelantado.

¿Necesita acomodar el Estudio Bíblico a un periodo
semanal más corto que una hora o quizás menos?
Cualquier estudio se puede adaptar a una hora por semana en vez del tiempo ideal de hora y media. Esta solución sería especialmente valiosa para grupos que intentan tener sus reuniones al estilo de una escuela de domingo que frecuentemente no permite más que una hora, o quizás menos entre las Misas en la parroquia.  Esta podría ser la solución y podría hacerse.

  • Si divide cada lección en tres sesiones. La Lección Primera de cualquier estudio sería cubierta de la manera siguiente:
    • Lección Una, Sesión Una cubriría los días 1,2,3 y 4 de la Guía de Estudio
    • Lección Una, Sesión Dos cubriría los días 5 y 6 de la Guía de Estudio y aún dejaría tiempo suficiente para la Conferencia Final.
  • Si divide cada lección en tres sesiones, la lección Una seria cubierta asi:
    • Lección Una, Sesión Una cubriría los Días 1,2 y 3 de la Guía  de Estudio.
    • Lección Una, Sesión Dos cubriría los Días 4,5 y 6 de la Guía de Estudio.
    • Lección Una, Sesión Tres ofrecería la Conferencia Final de esa lección.

Estas son las ventajas:
  • cada semana ofrecería tiempo suficiente para discutir un número reducido de preguntas.
  • el participante necesitará menos tiempo de preparación cada semana.
  • un libro de la Biblia, o un solo tema, sería el foco de atención de todo el “semestre”.

Estas sugerencias saldrán bien solamente si los planes se hacen por adelantado. Si los participantes se comprometen a un estudio de 8 semanas y, a medio curso, se dan cuenta de que el curso se está alargando a más del tiempo comprometido, ello tendría indudablemente un efecto negativo.